Carnavales de Malaga
Haz tu reserva
online aquí

01 Feb Orígenes de los Carnavales de Málaga.

Si vas a visitar nuestra ciudad os esperan días intensos de coplas y diversión por las calles. La semana del carnaval de Málaga que empezó el pasado día 30 con el pregón, es una semana grande donde se ha ubicado un gran escenario en la Plaza de la Constitución para acoger a las diferentes agrupaciones que han pasado por el teatro Alameda y el Cervantes y que concluirán el próximo 7 de febrero con el tradicional entierro del boquerón.

Es curioso el origen de los Carnavales de Málaga que se remontan a principios del siglo XVI cuando el Cabildo de la Catedral malagueña autorizaba, el día de San Nicolás y el día de los Santos Inocentes, a representar una parodia por uno de los niños del coro. Este se vestía con los atuendos de obispo y durante esta celebración, el obispillo dirigía el ceremonial de la Catedral con la ayuda de otros niños del coro que formaban la corte de carnavaleros.

Todos ellos parodiaban las ceremonias religiosas dentro de la Catedral y la acompañaban con danzas y cánticos litúrgicos, ante la presencia de miles de malagueños disfrazados y con máscaras.

Debido a desórdenes durante la procesión y a irreverencias en el interior de la Catedral se suspendió esta fiesta.

No está de más conocer un poco más la historia de nuestro carnaval y vamos a hacer un breve recorrido histórico sobre esta tradición popular en Málaga:

Las celebraciones carnavalescas en la Málaga del siglo XVIII y primera mitad del XIX, cobraron fuerza en la calles y se organizaban bailes de máscaras en el interior del Teatro Principal

En 1863 surge en Málaga la copla carnavalesca, principal diferenciación del carnaval andaluz frente a otros carnavales, como un medio jocoso y divertido para la expresión popular de opiniones y pensamientos que aún hoy continua evolucionando. El Carnaval es Málaga continuó intermitente hasta 1936, suspendiéndose después de la Guerra Civil Española.

En 1982 se retomó la tradición carnavalera en la ciudad que continúa vigente hasta nuestros días.

La diversión, la gracia y las ácidas letras de las comparsas y murgas, amenizan todas las calles de Málaga durante el Carnaval, coloreadas de disfraces, risas y alegría, fiesta que cada vez más tiene más seguidores y es vivida con mayor intensidad por el pueblo.

El colofón al Carnaval malagueño es el entierro del boquerón, donde plañideras, grupos de canto y numerosas personas disfrazadas forman una comitiva para acompañar al cortejo fúnebre por las calles de la ciudad hasta la Playa de la Malagueta, donde se hace una gran hoguera. Aquí finalizan las fiestas de este año con la consternación y pena de todos los carnavaleros y con ganas para que lleguen el próximo año.